María Madre de Dios y Reina de la paz
1º de enero - Solemnidad de María, Madre de DIos y Jornada Mundial de oración por la paz

MARÍA, REINA DE LA PAZ

En el día en que iniciamos un nuevo año celebramos la fiesta de Santa María Madre de Dios, la más importante respecto de María, pues en ella reconocemos y celebramos su maternidad divina, la reconocemos como la portadora y dadora de la gran bendición de Dios. Al mismo tiempo que contemplamos desde el inicio de la vida de Jesús – Dios Salva – que María estuvo siempre ligada a la misión de su hijo, del Hijo de Dios, aun cuando los pastores lo alabaran y ella no llegara a comprender totalmente el misterio.
Esta fiesta que fue incluida por el Concilio Vaticano II, del que este año celebramos los 50 años de su inicio, y es por ello que el Santo Padre Benedicto XVI llamó entre 2012-2013 a un Año de la Fe que se iniciará el 11 de octubre de 2012 y culminará el 24 de noviembre del año siguiente; rememora la confesión de fe que hicieron los primeros cristianos respecto de la maternidad divina en el Concilio de Éfeso en el 431, que recogía lo ya expresado en las catacumbas en las que aparecía el titulo de Madre de Dios referido a María.
A su vez, en este día, como Iglesia celebramos la Jornada Mundial de la Paz, Jesús y María son modelos de paz y una invitación a pacificar nuestra vida. Para la misma Benedicto XVI en su mensaje publicado el pasado 8 de diciembre, insta a Educar a lo jóvenes en la justicia y en la paz, poniendo especial énfasis en la importancia de la tarea educativa para lograr hombres y mujeres promotores de justicia y paz en medio de las diferencias socio-económicas y étnico-políticas, al mismo tiempo que rescata el recto y adecuado uso de la libertad. Concluye diciendo: “La paz no es un bien ya logrado, sino una meta a la que todos debemos aspirar. Miremos con mayor esperanza al futuro, animémonos mutuamente en nuestro camino, trabajemos para dar a nuestro mundo un rostro más humano y fraterno y sintámonos unidos en la responsabilidad respecto a las jóvenes generaciones de hoy y del mañana, particularmente en educarlas a ser pacíficas y artífices de paz.”
Que en este año que comienza aprendamos a ser constructores de paz comenzando con nuestras vidas, solo un hombre que es pacífico dentro de sí puede ser transmisor de paz, continuando por nuestras familias hasta que irradiemos paz en todos los ambientes donde nos movamos, siguiendo el ejemplo de María, la Madre de Dios, que contempla al mundo como el don precioso del Creador y es portadora de paz, es la Reina de la Paz.-

EMILIO RODRIGUEZ ASCURRA / contactoconemilio@gmail.com




   
  Parroquia de Madre Admirable. Arroyo 917 Ciudad Autónoma de Buenos Aires. CP.1007 (011) 4393.3887 / 0137 by ILUSIONIDEAS