LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
IIº Domingo del Tiempo durante el año

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 1, 35-42

Estaba Juan Bautista otra vez allí con dos de sus discípulos y, mirando a Jesús que pasaba, dijo: «Este es el Cordero de Dios».
Los dos discípulos, al oírlo hablar así, siguieron a Jesús. El se dio vuelta y, viendo que lo seguían, les preguntó: «¿Qué quieren?»
Ellos le respondieron: «Rabbí -que traducido significa Maestro- ¿dónde vives?»
«Vengan y lo verán», les dijo.
Fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con Él ese día. Era alrededor de las cuatro de la tarde.
Uno de los dos que oyeron las palabras de Juan y siguieron a Jesús era Andrés, el hermano de Simón Pedro. Al primero que encontró fue a su propio hermano Simón, y le dijo: «Hemos encontrado al Mesías», que traducido significa Cristo.
Entonces lo llevó a donde estaba Jesús. Jesús lo miró y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan: tú te llamarás Cefas», que traducido significa Pedro.

Palabra del Señor.


¿Qué buscas?
Con esta pregunta Jesús interpela a sus discípulos al verlos inquietos luego de su predicación, y emerge como un verdadero inicio en el itinerario del seguimiento de Cristo y de crecimiento en la vida espiritual. Junto a la primera lectura que relata la vocación de Samuel comprobamos que el llamado de Dios es siempre iniciativa de él, nunca proyecto nuestro, si bien requiere de nuestra capacidad de recogimiento interior que nos permite escucharlo y responderle con fidelidad, con la integridad de nuestra vida, no con aspectos parciales de ella, como dice Pablo en la segunda lectura. No podemos responder a Jesús con las palabras y disociarla de nuestras acciones, pues no sería una verdadera entrega a su voluntad en la que se esconde la propia felicidad.
Es necesario que siempre estemos en sentido de búsqueda, que nos encontremos en camino al igual que Samuel o los primeros discípulos, lo contrario de ello sería nuestra comodidad que nos aburre, nos adormece y nos aleja del centro de nuestra vida: Jesús. Estar en sentido de búsqueda quiere decir permanecer siempre despiertos para reconocer a Dios en las circunstancias concretas de la vida, en las buenas y en las adversidades, en cada una de ellas él quiere revelársenos y conducirnos por el camino que ha trazado para cada uno desde toda la eternidad.
Luego de haber celebrado el domingo pasado el Bautismo del Señor, y de haber recordado la propia gracia bautismal, estamos invitados a releer nuestra vida en clave de apertura y cambio, de llamado y respuesta, de crecimiento, respondiendo al igual que Samuel, aun cuando nos sintamos cansados, desalentados, Dios se vale de cualquier situación para acercarnos a él, pues para ello envió a su Hijo primogénito porque quería dialogar con nosotros: “Habla, Señor, que tu siervo escucha”, o como María, modelo de fe: “He aquí la servidora del Señor”. Siendo sinceros en nuestra búsqueda cotidiana, interrogándonos acerca de aquello que buscamos: nuestra verdadera felicidad o bienes pasajeros, el diálogo sincero con el Padre o satisfacer nuestros deseos de autorrealización egoístas, entre otros. Al igual que a los discípulos Jesús nos pregunta: ¿Qué buscas?, sale a nuestro encuentro porque sabe de nuestras carencias, de que algo nos falta para estar plenos, para vivir como hijos e hijas de la luz que irradian su don a su entorno y lo transforman, son ladrillos que construyen el Reino.-
EMILIO RODRIGUEZ ASCURRA / contactoconemilio@gmail.com

   
  Parroquia de Madre Admirable. Arroyo 917 Ciudad Autónoma de Buenos Aires. CP.1007 (011) 4393.3887 / 0137 by ILUSIONIDEAS