Una propuesta de transformación
“Vengan a mí los cansados y afligidos”

El Evangelio de hoy da un giro de 180º en la imagen que el pueblo tenía de Dios, pues hasta entonces aparecía cercano a los seguidores de la ley, a los sabios y poderosos, como garante del orden socio-político. Jesús, anuncia que Dios se revela a los sencillos y oprimidos, y se esconde a los ojos de los intelectuales.


Los pobres y marginados son los elegidos por el Padre para hacer presente en ellos el Reino, no un reino de poder temporal ni de suntuosas manifestaciones, sino un proyecto de transformación interior. Un plan de regeneración del hombre que se siente oprimido por sus obligaciones y preocupaciones, agotado de buscar el sentido pleno y último de su vida, de intentar ser feliz vagamente.
El Reino es una invitación: “Vengan a mí los cansados y afligidos”, a dejar nuestros esquemas para adoptar los de la vida verdadera, una vida sencilla en la que el otro juega un papel muy importante. Es una invitación para quienes buscan solo mirando hacia adentro, contemplando su propia realidad, a abrirse y descubrir que Dios vive en el prójimo, se hace presente en la realidad, aun en las adversidades, dando nuevos criterios con los cuales afrontarlas.
El Reino que Jesús viene a instaurar, por su relación íntima con Dios sabemos que es verdadero, es una propuesta de transformación de nuestra vida, de encuentro con nosotros mismos a partir del encuentro con Él y con el prójimo, de redención espiritual y social respecto de la ley que oprime, pues el hombre no ha sido hecho para la ley sino la ley para el hombre, esto es lo que el Hijo quiere revelarnos en nuestra vida.-
EMILIO RODRIGUEZ ASCURRA

   
  Parroquia de Madre Admirable. Arroyo 917 Ciudad Autónoma de Buenos Aires. CP.1007 (011) 4393.3887 / 0137 by ILUSIONIDEAS