...
VER REFLEXION
Domingo de Pentecostés
El Espíritu, maestro de vida espiritual.
VER REFLEXION
Cristo ha resucitado ¡Aleluya!
Vº domingo de Pascua

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 15, 1-8

Jesús dijo a sus discípulos:
«Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador. El corta todos mis sarmientos que no dan fruto; al que da fruto, lo poda para que dé más todavía. Ustedes ya están limpios por la palabra que yo les anuncié. Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí.
Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer. Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y arde.
Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán.
La gloria de mi Padre consiste en que ustedes den fruto abundante, y así sean mis discípulos.»

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
Domingo de la Ascención del Señor
La Ascensión, culmen de la Encarnación del Señor.


VER REFLEXION
Cristo ha resucitado ¡Aleluya!
IVº Domingo de Pascua

Domingo del Buen Pastor

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 10, 11-18

En aquel tiempo, Jesús dijo:
«Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por las ovejas. El asalariado, en cambio, que no es el pastor y al que no pertenecen las ovejas, cuando ve venir al lobo las abandona y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa. Como es asalariado, no se preocupa por las ovejas.
Yo soy el buen Pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí -como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre- y doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este corral y a las que debo también conducir: ellas oirán mi voz, y así habrá un solo Rebaño y un solo Pastor.
El Padre me ama porque yo doy mi vida para recobrarla. Nadie me la quita, sino que la doy por mí mismo. Tengo el poder de darla y de recobrarla: este es el mandato que recibí de mi Padre.»

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
¡Cristo ha resucitado! ¡Aleluya!
IIIº Domingo de Pascua

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 24, 35-48

Los discípulos contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Todavía estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo: «La paz esté con ustedes.»
Atónitos y llenos de temor, creían ver un espíritu, pero Jesús les preguntó: «¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas? Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean. Un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo.»
Y diciendo esto, les mostró sus manos y sus pies. Era tal la alegría y la admiración de los discípulos, que se resistían a creer. Pero Jesús les preguntó: «¿Tienen aquí algo para comer?» Ellos le presentaron un trozo de pescado asado; él lo tomó y lo comió delante de todos.
Después les dijo: «Cuando todavía estaba con ustedes, yo les decía: Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos.»
Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras, y añadió: «Así estaba escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día, y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de todo esto.»

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
¡Cristo, ha resucitado! ¡Aleluya!
IIº Domingo de Pacua

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 20, 19-31

Al atardecer de ese mismo día, el primero de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, por temor a los judíos, llegó Jesús y poniéndose en medio de ellos, les dijo: «¡La paz esté con ustedes!»
Mientras decía esto, les mostró sus manos y su costado. Los discípulos se llenaron de alegría cuando vieron al Señor.
Jesús les dijo de nuevo: «¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes.» Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió: «Reciban el Espíritu Santo. Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan.»
Tomás, uno de los Doce, de sobrenombre el Mellizo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús. Los otros discípulos le dijeron: «¡Hemos visto al Señor!»
El les respondió: «Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré.»
Ocho días más tarde, estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa, y estaba con ellos Tomás. Entonces apareció Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio de ellos y les dijo: «¡La paz esté con ustedes!»
Luego dijo a Tomás: «Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: Métela en mi costado. En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe.»
Tomás respondió: «¡Señor mío y Dios mío!»
Jesús le dijo: «Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!»
Jesús realizó además muchos otros signos en presencia de sus discípulos, que no se encuentran relatados en este Libro. Estos han sido escritos para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y creyendo, tengan Vida en su Nombre.

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
Cristo ha resucitado ¡Aleluya!
La obra de Redención del Señor alcanza su punto culmine con la resurrección de Cristo, no como el final, sino como aquel acontecimiento decisivo que cambia la vida de los hombres y mujeres, transformando la cruz del sufrimiento y del dolor en una fiesta de esperanza.
VER REFLEXION
CAMINO HACIA LA PASCUA
ITINERARIO PASCUAL
Una propuesta para meditar nuestra Semana Santa
“Como peregrinos, vamos hacia Él; como peregrino, Él sale a nuestro encuentro y nos incorpora a su subida hacia la cruz y la resurrección, hacia la Jerusalén definitiva…”
Benedicto XVI
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
vº Domingo de Cuaresma

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 12, 20-33

Entre los que habían subido para adorar durante la fiesta, había unos griegos que se acercaron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, y le dijeron: «Señor, queremos ver a Jesús.» Felipe fue a decírselo a Andrés, y ambos se lo dijeron a Jesús. El les respondió:
«Ha llegado la hora
en que el Hijo del hombre va a ser glorificado.
Les aseguro que
si el grano de trigo que cae en la tierra no muere,
queda solo;
pero si muere,
da mucho fruto.
El que tiene apego a su vida la perderá;
y el que no está apegado a su vida en este mundo,
la conservará para la Vida eterna.
El que quiera servirme
que me siga,
y donde Yo esté, estará también mi servidor.
El que quiera servirme, será honrado por mi Padre.
Mi alma ahora está turbada.
¿Y qué diré:
"Padre, líbrame de esta hora"?
¡Si para eso he llegado a esta hora!
¡Padre, glorifica tu Nombre!»
Entonces se oyó una voz del cielo: «Ya lo he glorificado y lo volveré a glorificar.» La multitud que estaba presente y oyó estas palabras, pensaba que era un trueno. Otros decían: «Le ha hablado un ángel.»
Jesús respondió:
«Esta voz no se oyó por mí, sino por ustedes.
Ahora ha llegado el juicio de este mundo,
ahora el Príncipe de este mundo será arrojado afuera;
y cuando yo sea levantado en alto sobre la tierra,
atraeré a todos hacia mí.»

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
IVº DOMINGO DE CUARESMA

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 3, 14-21

Dijo Jesús:
De la misma manera que Moisés
levantó en alto la serpiente en el desierto,
también es necesario
que el Hijo del hombre sea levantado en alto,
para que todos los que creen en Él
tengan Vida eterna.
Sí, Dios amó tanto al mundo,
que entregó a su Hijo único
para que todo el que cree en Él no muera,
sino que tenga Vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo
para juzgar al mundo,
sino para que el mundo se salve por Él.
El que cree en Él, no es condenado;
el que no cree, ya está condenado,
porque no ha creído
en el nombre del Hijo único de Dios.
En esto consiste el juicio:
la luz vino al mundo,
y los hombres prefirieron
las tinieblas a la luz,
porque sus obras eran malas.
Todo el que obra mal
odia la luz y no se acerca a ella,
por temor de que sus obras sean descubiertas.
En cambio, el que obra conforme a la verdad
se acerca a la luz,
para que se ponga de manifiesto
que sus obras han sido hechas en Dios.»

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
III º DOMINGO DE CUARESMA

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 2, 13-25

Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: «Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio.»
Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: El celo por tu Casa me consumirá.
Entonces los judíos le preguntaron: «¿Qué signo nos das para obrar así?»
Jesús les respondió: «Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar.»
Los judíos le dijeron: «Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y Tú lo vas a levantar en tres días?»
Pero Él se refería al templo de su cuerpo.
Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.
Mientras estaba en Jerusalén, durante la fiesta de Pascua, muchos creyeron en su Nombre al ver los signos que realizaba. Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba que lo informaran acerca de nadie: Él sabía lo que hay en el interior del hombre.

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
Iº DOMINGO DE CUARESMA

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 1, 12-15

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, donde estuvo cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivía entre las fieras, y los ángeles lo servían.
Después que Juan Bautista fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: «El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia.»

Palabra del Señor
VER REFLEXION
MIERCOLES DE CENIZAS
COMIENZA LA CUARESMA

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 6, 1-6. 16-18

Jesús dijo a sus discípulos:
Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre que está en el cielo. Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que se note que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
VIº Domingo del Tiempo durante el año

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 1, 40-45

En aquel tiempo:
Se le acercó un leproso para pedirle ayuda y, cayendo de rodillas, le dijo: «Si quieres, puedes purificarme». Jesús, conmovido, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Lo quiero, queda purificado». En seguida la lepra desapareció y quedó purificado.
Jesús lo despidió, advirtiéndole severamente: «No le digas nada a nadie, pero ve a presentarte al sacerdote y entrega por tu purificación la ofrenda que ordenó Moisés, para que les sirva de testimonio».
Sin embargo, apenas se fue, empezó a proclamarlo a todo el mundo, divulgando lo sucedido, de tal manera que Jesús ya no podía entrar públicamente en ninguna ciudad, sino que debía quedarse afuera, en lugares desiertos. Y acudían a Él de todas partes.

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
V Domingo del Tiempo durante el año

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 1, 29-39

Jesús salió de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron de inmediato. Él se acercó, la tomó de la mano y la hizo levantar. Entonces ella no tuvo más fiebre y se puso a servirlos.
Al atardecer, después de ponerse el sol, le llevaron a todos los enfermos y endemoniados, y la ciudad entera se reunió delante de la puerta. Jesús curó a muchos enfermos, que sufrían de diversos males, y expulsó a muchos demonios; pero a estos no los dejaba hablar, porque sabían quién era Él.
Por la mañana, antes que amaneciera, Jesús se levantó, salió y fue a un lugar desierto; allí estuvo orando.
Simón salió a buscarlo con sus compañeros, y cuando lo encontraron, le dijeron: «Todos te andan buscando».
El les respondió: «Vayamos a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido».
Y fue predicando en las sinagogas de toda la Galilea y expulsando demonios.

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
III Domingo del Tiempo durante el año

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 1, 14-20

Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: «El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia».
Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores. Jesús les dijo: «Síganme, y yo los haré pescadores de hombres». Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron.
Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes. En seguida los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron.

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
IIº Domingo del Tiempo durante el año

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 1, 35-42

Estaba Juan Bautista otra vez allí con dos de sus discípulos y, mirando a Jesús que pasaba, dijo: «Este es el Cordero de Dios».
Los dos discípulos, al oírlo hablar así, siguieron a Jesús. El se dio vuelta y, viendo que lo seguían, les preguntó: «¿Qué quieren?»
Ellos le respondieron: «Rabbí -que traducido significa Maestro- ¿dónde vives?»
«Vengan y lo verán», les dijo.
Fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con Él ese día. Era alrededor de las cuatro de la tarde.
Uno de los dos que oyeron las palabras de Juan y siguieron a Jesús era Andrés, el hermano de Simón Pedro. Al primero que encontró fue a su propio hermano Simón, y le dijo: «Hemos encontrado al Mesías», que traducido significa Cristo.
Entonces lo llevó a donde estaba Jesús. Jesús lo miró y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan: tú te llamarás Cefas», que traducido significa Pedro.

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
Solemnidad del Bautismo del Señor (8/1)
EL BAUTISMO DE JESÚS Y SU MISIÓN PROFÉTICA
VER REFLEXION
María Madre de Dios y Reina de la paz
1º de enero - Solemnidad de María, Madre de DIos y Jornada Mundial de oración por la paz
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
NAVIDAD
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
Domingo IV del Tiempo de Adviento

El heroico Sí de María.
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
IIIº Domingo del Tiempo de Adviento

El Precursor del Mesías y la gozosa espera.
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
DOMINGO II DE ADVIENTO

Nuestro don es signo de la venida del Señor.
VER REFLEXION
La Palabra de Dios de cada Domingo
DOMINGO I DE ADVIENTO

El Adviento, tiempo de espera.
VER REFLEXION
La Palabra de Dios de cada domingo
Solemnidad de Jesucristo, Rey del universo
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
Domingo XXXIII Tiempo durante el año
VER REFLEXION
LA PALABRA DE DIOS DE CADA DOMINGO
Domingo XXXII del Tiempo durante el año
6 de noviembre
VER REFLEXION
La Palabra de Dios de cada domingo
30 de octubre
Domingo 31º tiempo "durante el año"
VER REFLEXION
Domingo XXVIII
DIOS NOS QUIERE VERDADERAMENTE FELICES

Las lecturas de este domingo son una nueva invitación de Dios a dejarnos interpelar por él en nuestra vida cotidiana. El Evangelio utiliza algunos simbolismos, a modo de parábola, que nos ayudan a comprender mejor la iniciativa gratuita del Padre que invita a todos a la boda, los primeros optan por sus propios caprichos y prefieren no ir (el pueblo infiel), los segundos además matan a los mensajeros (los profetas) provocando el enojo de Dios, quien luego manda a sus otros siervos (los Apóstoles) a invitar a todos aquellos que encuentren.
VER REFLEXION
37ª Peregrinación juvenil al Santuario de Luján
1º y 2 de octubre 2011
El lema de este año es:
Madre, ayúdanos a cuidar la vida
VER REFLEXION
Domingo XXV
"Cumplo-y-miento" - La Parábola de los viñadores

El Reino de los Cielos es gratis, éste es el anuncio que Jesús quiere hacer a sus seguidores por medio de ésta parábola, pues a los que habían trabajado mas horas correspondería, según nuestra lógica, mayor paga, sin embargo el jornalero cumple con lo pactado y le paga a cada uno lo acordado, es allí donde se produce el conflicto. No todos merecemos lo mismo, parecen clamarle los de la primera hora, los que habían trabajado desde temprano frente a los que se sumaron luego.
VER REFLEXION
Domingo XXIII
HUMILDAD Y ORACIÓN
“Considéralo como pagano o publicano”, la sentencia de Jesús respecto al pecador no arrepentido parece contradictoria frente a otros pasajes de la Escritura en la que come con publicanos y pecadores, o frente a las parábolas de la oveja perdida o la del hijo pródigo. Sin embargo la misma es aparente. Con esta enseñanza Jesús nos está interpelando en primer lugar a ser cristianos con capacidad de apertura, no encerrados en nosotros mismos, ensimismados, sino dispuestos a abrir las puertas a quien transita por un camino errado
VER REFLEXION
UN DIOS SIN FRONTERAS
Jesús oye los ruegos de la cananea por su hija posesa, a la que Marcos llama griega, no por ser esta su nacionalidad sino por pertenecer al mundo de los gentiles que en aquel entonces se reconocía de acuerdo a esta cultura. La respuesta de Jesús es fuerte: “No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos”, reconociendo a algunos como legítimos herederos de la Salvación, los judíos, hijos de la Alianza quienes esperaban la manifestación mesiánica, y utiliza un término frecuente en el mundo judío, perros, para referirse a los paganos, los “sin religión”, aunque lo hace en diminutivo, perritos, lo que suaviza su expresión.
VER REFLEXION
LA TEMPESTAD CALMADA
¿Se ocupa Dios de nosotros?

Jesús ora a solas, se separa de sus discípulos para dialogar con el Padre, en muchos momentos de su vida encontramos esta misma secuencia. Necesita de su Padre, necesita hablar a solas con Él, ¿tiene miedo?, ¿se siente tentado por el poder temporal al que sus discípulos quieren arrojarlo?
VER REFLEXION
La parábola del trigo y la cizaña
PACIENCIA Y LIBERTAD: VIRTUDES DEL REINO


Uno de los males de nuestros días es la impaciencia, vivimos en un mundo apresurado, donde todo ocurre rápidamente: la información se actualiza a cada instante, las modas cambian tan pronto como nos habíamos acostumbrados a la actual, los valores “evolucionan” de acuerdo al momento histórico, la ciencia aporta nuevas teorías y soluciones a problemas que parecían no tenerlos. Así, los cristianos inmersos en el mundo, pues creer o vivir cual si estuviésemos separados es un error, pues peregrinamos en esta realidad esperando la futura, pero sin anticiparnos de sobremanera, ansiamos la manifestación del Reino de modo veloz. Nuestras categorías inmediatistas nos mueven a configurar la lectura que hacemos del mundo de modo rápido, y en casos superficial.
VER REFLEXION
Docilidad interior y testimonio
La Parábola del Sembrador

El Evangelio de este domingo lejos de ser tomado como una mera alegoría de la acción del sembrador, debe ser reconocido como reflejo de lo que sucede en nuestra Iglesia, hoy más que nunca. Las semillas esparcidas por todos lados que contienen el Reino de Dios, Reino de alegría y de paz, de serenidad y felicidad, no germina en todos los terrenos, pues la gran cantidad de propuestas de fe, de ocupaciones y preocupaciones, entretenimientos y tareas, hacen difícil que ellas encuentren un corazón dispuesto donde germinar, crecer y dar fruto, tornándolo portador de esa gran noticia que lo hace rebosar de auténtica satisfacción.
VER REFLEXION
Una propuesta de transformación
“Vengan a mí los cansados y afligidos”

El Evangelio de hoy da un giro de 180º en la imagen que el pueblo tenía de Dios, pues hasta entonces aparecía cercano a los seguidores de la ley, a los sabios y poderosos, como garante del orden socio-político. Jesús, anuncia que Dios se revela a los sencillos y oprimidos, y se esconde a los ojos de los intelectuales.
VER REFLEXION
Corpus Christi
Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo


+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 9, 11b-17

Jesús habló a la multitud acerca del Reino de Dios y devolvió la salud a los que tenían necesidad de ser curados.
Al caer la tarde, se acercaron los Doce y le dijeron: «Despide a la multitud, para que vayan a los pueblos y caseríos de los alrededores en busca de albergue y alimento, porque estamos en un lugar desierto.»
El les respondió: «Denles de comer ustedes mismos.» Pero ellos dijeron: «No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a no ser que vayamos nosotros a comprar alimentos para toda esta gente.»
Porque eran alrededor de cinco mil hombres.
Entonces Jesús les dijo a sus discípulos: «Háganlos sentar en grupos de cincuenta.» Y ellos hicieron sentar a todos.
Jesús tomó los cinco panes y los dos pescados y, levantando los ojos al cielo, pronunció sobre ellos la bendición, los partió y los fue entregando a sus discípulos para que se los sirviera a la multitud. Todos comieron hasta saciarse y con lo que sobró se llenaron doce canastas.

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
RETIRO PARA ADULTOS
DEL 17 AL 29 DE SEPTIEMBRE
VER REFLEXION
IIº DOMINGO DE CUARESMA
+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 9, 2-10

Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan, y los llevó a ellos solos a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos. Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo podría blanquearlas. Y se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.
Pedro dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.» Pedro no sabía qué decir, porque estaban llenos de temor.
Entonces una nube los cubrió con su sombra, y salió de ella una voz: «Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo.»
De pronto miraron a su alrededor y no vieron a nadie, sino a Jesús solo con ellos.
Mientras bajaban del monte, Jesús les prohibió contar lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos. Ellos cumplieron esta orden, pero se preguntaban qué significaría «resucitar de entre los muertos.»

Palabra del Señor.
VER REFLEXION
INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA
DIA DE PRECPTO
MISAS:
Lunes 7/12 : 19.30
Martes 8/12: 10, 11, 12, 19.30 y 20.30
VER REFLEXION
   
  Parroquia de Madre Admirable. Arroyo 917 Ciudad Autónoma de Buenos Aires. CP.1007 (011) 4393.3887 / 0137 by ILUSIONIDEAS